Inicio 

La casa A Bouciña ha pertenecido a la familia de los actuales propietarios desde su construcción en el s.XIX. En su restauración del 2008, se ha puesto especial interés en conservar con el máximo cuidado y fidelidad su carácter de casa de labranza típica de la zona. Así pues podemos destacar el magnífico lagar de piedra que podemos encontrar en una de las salas comunes, o la lareira, situada en el comedor. También se conservan en su amplia finca un hórreo, un arado y un carro de bueyes que fue utilizado por los propietarios hasta los años setenta. Todo esto hace de la casa un lugar con gran interés etnológico y, al mismo tiempo, perfecto para relajarse.

La casa dispone de 4 habitaciones dobles con baño, una de ellas adaptada para minusválidos, y una habitación especial con salita con TV privada. También se puede disfrutar de un magnífico desayuno casero incluído en el precio.